Mitos

Por Karen Bendelman

Lamentablemente como sociedad no siempre reaccionamos de manera positiva ante la sobredotación. En parte esto se debe a nuestra ignorancia sobre el tema, y los preconceptos que poseemos. Trataré de aclarar algunos de los mitos más comunes sobre los niños sobredotados.

¿Por qué es esto importante? Porque los niños sobredotados tienen necesidades como todos los niños, y en muchos casos tienen más aún. Muchas veces los adultos ignoramos a estos niños, o nos sentimos incómodos por sus preguntas. Por eso tanto padres como profesionales debemos capacitarnos en el tema para poder desarrollar, alimentar y valorar el potencial de estos niños, para que en el día de mañana puedan también tener sus oportunidades y desarrollarse en plenitud.

Mito: Los niños sobredotados tienen la vida fácil debido a su inteligencia, no necesitan ayuda, les va a ir bien por si solos.

Realidad: Los niños sobredotados tienen un mayor desarrollo en el área intelectual pero poseen un nivel emocional que corresponde a su edad cronológica. No por poseer una elevada inteligencia van a necesitar menos ayuda que otros niños y van a poder manejar todo por ellos mismos. Son niños al igual que todos pero simplemente con características distintas, y como todo niño van a necesitar apoyo y soporte.

Mito: Si el niño recibe malas calificaciones en la escuela, no puede ser sobredotado.

Realidad: No todo niño sobredotado es el que posee talento académico. Algunos niños lo poseen, pero otros no tienen un buen rendimiento escolar y hasta pueden llegar al "fracaso" escolar. Esto se debe a muchos motivos pero el principal es que no están recibiendo la instrucción que necesitan de acuerdo a sus necesidades y por lo tanto caen en el aburrimiento, desinterés y hasta pueden desarrollar problemas de conducta y aprendizaje.

Mito: Un niño es sobredotado si alcanza un determinado puntaje en tests de inteligencia.

Realidad: Los tests de inteligencia suelen mostrar una clasificación restrictiva del rendimiento del niño. Un niño puede poseer capacidades que no son captadas por un test de inteligencia pero que son sumamente importantes en la definición de la sobredotación. Aspectos como la creatividad y la motivación son igualmente importantes para determinarla. También herramientas como la observación, pruebas de rendimiento, cuestionarios específicos y nominaciones son utilizados para la identificación del niño sobredotado.

Mito: Un niño sobredotado se destaca en todas las áreas escolares.

Realidad: Cada niño es distinto y como tal va a desarrollar y demostrar intereses en distintas áreas. Podemos encontrar niños sobredotados que sean talentosos académicamente y que se destaquen en todas las áreas académicas. También podemos encontrar niños sobredotados con talentos específicos como puede ser: matemática, lenguaje, música, arte, etc.

Mito: Los niños sobredotados se aburren fácilmente en la escuela.

Realidad: Algunos niños se aburren en el salón de clase por falta de desafíos y opciones curriculares acordes a lo que necesitan. Esto no sucede con todos los niños sobredotados ya que no todos son iguales. Muchos niños se adaptan perfectamente a la escuela y disfrutan de ella.

Mito: Este niño no puede ser sobredotado ya que posee una dificultad de aprendizaje.

Realidad: Algunos niños sobredotados también poseen alguna dificultad de aprendizaje o discapacidad. Estos niños con "doble excepcionalidad" a menudo no son detectados en la escuela ya que su dificultad y la sobredotación se ocultan mutuamente y el niño aparece como un estudiante medio. Otros niños con doble excepcionalidad son identificados por su dificultad de aprendizaje y como resultado, no son considerados para participar en los programas especiales para sobredotados. En ambos casos se recomienda focalizarse en las habilidades del niño y ofrecerle un curriculum diferenciado además de recibir la ayuda necesaria para compensar su dificultad de aprendizaje 

Mito: Los sobredotados saben que lo son.

Realidad: Los niños sobredotados se dan cuenta que poseen intereses y preferencias distintas a sus pares por lo que perciben que son distintos en algunos aspectos. Para que un niño sobredotado comprenda que es serlo, se le debe explicar detenidamente y con las herramientas adecuadas que significa poseer una inteligencia más desarrollada, poseer distintos intereses, etc. Se recomienda consultar con un profesional para tratar el tema debidamente.

Mito: Las opciones para "acelerar" a un niño en la escuela (por ejemplo: ingreso temprano al sistema escolar, salto de grado o temprana culminación de la escuela) son socialmente nocivas para el niño sobredotado.

Realidad: Este mito es muy común y la respuesta es que cada caso es único; hay que darse cuenta que el niño sobredotado es un niño ante todo. Algunos niños al  recibir aceleración se adaptan de manera óptima al nuevo salón de clase, nuevos compañeros y diferencias cronológicas. Para otros niños la aceleración no es la opción adecuada de acuerdo a sus características, entre las cuales puede existir la difícil adaptación e interacción con niños de mayor edad. La mejor opción es conocer al niño lo mejor posible para poder ofrecer las opciones curriculares que mejor se adapten a sus necesidades. 

Mito: Los programas para niños sobredotados son elitistas.

Realidad: Si pensamos que los programas especiales para niños sobredotados son elitistas debemos pensar también que lo son aquellos programas para niños con déficit de visión, audición, síndrome de down, etc. Los programas organizados para niños sobredotados son necesarios para que el niño se pueda desarrollar en plenitud y reciba la instrucción que necesita. Idealmente la escuela debería ofrecer una educación diferenciada que atienda las necesidades de todos los niños.


Artículo publicado en el Suplemento Tu Bebé. Setiembre 15, 2009. Montevideo, Uruguay.